Meat is murder: selección de favoritos

High class charcuterie, fiambrazo, mortadela con la cara de Amanda Lepore. Por Tadeusz.

Comenzamos nuestro repaso con un clásico de los quirófanos de Europa del Este: Steve Erhardt, dueño del siguiente axioma:

Los perfeccionistas nunca son felices

Steve, peluquero y esti-lista, como no podía ser menos, se puso a las órdenes del cirujano de cabecera de Michael Jackson para someterse a su primera operación. Soñaba con una barbilla igualita a la de Jacko y se dejó la nómina en un hoyuelo.

No contento con eso, decidió añadir a la lista una liposucción, rinoplastia, minilifting facial cada ocho horas, implantes de bíceps, pómulos y pectorales… Steve ha confesado haber pasado por el quirófano un total de 47 veces . Entre los procedimientos más agresivos a los que se ha sometido se encuentran las mechas rubio ceniza y las lentillas de colores al más puro panchistyle.

Foto de cásting para los chicos del maiz ácido hialurónico

Bótox Rocks

Anyway, Erhardt admite no haber buscado nunca la naturalidad con todo este origami que tiene por cuerpo. Sabias palabras.

El caso de Adrienne Maloof-Nassif es típico: empresaria rica y aburrida residente en Beverly Hills se casa con afamado cirujano plástico y decide probar en sus propias carnes todas y cada una de las técnicas aprendidas en la facultad por su marido.

Felicidades, Doctor Nassif, se ha casado usted con un bonito ejemplar de lince ibérico. El resultado obtenido tras tanto recorte y estiramiento es claramente… el divorcio.

Adrienne pasea descarada por encima de la fina línea que existe entre “nariz” y “muñón”. Probablemente no parpadea desde mayo del 68, aunque ya les gustaría a muchas tener el tipazo de esta Tigresa de Oriente meets Rodeo Drive.

Acabamos esta agradable velada con Tabitha Stevens, otra deidad confesa adicta a la plastic surgery.

De profesión pornstar, un somero acercamiento a la biografía de Tabitha nos deja perlas como que después de fracasar como productora de cine “serio” decide retirarse a un rancho de Utah a criar alpacas. Major! Imposible que esas pobres alpacas concilien el sueño si la mano que les da de comer pertenece a ese montón de relleno para pavos y autotan que es Tabitha.

Al mirar a la Stevens a los ojos nos parece estar viendo el resultado de un polvo fugaz entre Kylie y un alienígena. Bueno no, eso es Dannii Minogue.

Sonrisa imperturbable desde 1983

Haciendo horas extra

A las clásicas (y evidentes) operaciones como aumento de mamellas, implantes en pómulos y barbilla, lifting y lipoescu a los que se ha sometido Tabitha hemos de añadir un procedimiento imprescindible en el decálogo del corta-y-pega de cualquier zorrupia: la decoloración anal. Sí, queridos, nuestra invitada se ha blanqueado el ojete.

Todo el estado de Utah cabe entre mis pechos, darling (leer con voz grave)

¿A que ya no puedes mirarla a la cara sin pensar que ha pagado un pastizal porque le echen un chorrolejía en el ojal?

Queremos sugerencias para nuestro meat is murder, ¡cuanto más torpe haya sido el cirujano mucho mejor!

Anuncios