El drama de ser el feo de McFly

Cuidado con el papel que se te asigna en una banda, las consecuencias pueden ser desastrosas. Por Keoki.

En toda boy/girlband que se precie uno de los componentes debe desempeñar el papel de graciosete, ofrecer esa nota de color necesaria para empatizar incluso con las fans más desgraciadas.

En Take That el tema se lo repartían Robbie Williams por payaso y Marik Owen por… bajito?

Alarma Ultra Gay!

En las Spice Girls suponemos que la designada era Emma Bunton. La Baby Spice en los 90 trocó en Fatty Spice para aquel Reunion Tour y era la encargada de aleccionar al target under-9 en las leyes del Girl Power.

La única verdad es que la pobre era un pan sin sal.

En esa frente proyectaron un documental de delfines súper bonito

Girls Aloud tienen a Nicola Roberts: la indi, la rara, la miajaborde…

¿Me puedo ir ya?

Pero el caso que nos ocupa es especialmente cruel. Los miembros del grupo británico McFly se mueven entre lo monete de Danny Jones

… la belleza timberlakiana de Harry Judd

… y el buenorrismo guiri de Dougie Poynter.

Entonces, ¿quién ha sido la zorra resentida que ha decidido fichar a Tom Fletcher?

Los creadores de McFly todavía deben estar partiéndose de risa en sus despachos. Han conseguido que semejante feto forme parte de un grupo de los de fenómeno-fan-de-toda-la-vida con no sabemos bien qué oscuro propósito.

Quizá la preadolescente gordita que esconde su acné hundiendo la cara en un cojincito de Hello, Kitty se sienta reconfortada sabiendo que su grupo favorito acepta en sus filas a un remedo de Rocky Dennis.

Es posible que la marica de pueblo que ha perdido su fe en Lady Gaga no tenga reparos en bailar con las animadoras en su baile de fin de curso si sabe que en McFly existe alguien con una mandíbula capaz de alimentar a medio Mozambique.

Ni con un atracón de fotochóp, ni en una foto quemada en blanco y negro (que a todo el puto mundo le sienta bien) consigue nuestro invitado dejar de provocar arcaditas.

Querido Tom: si McFly deciden separarse no dudes en ponerte en contacto con Bárbara Rey, quizá cuando te vea se piense lo de reabrir el circo.

Anuncios