Sí, le conoces: Stephen Tobolowsky

Todos teníamos un vecino sin fuste cuando éramos pequeños al que nuestros padres invitaban a todas nuestras fiestas y nos lo intentaban colar como amigo. Seguro que no recuerdas su nombre, pero sí su cara. Ese es Stephen Tobolowsky: tan cerca, tan lejos. Por Lena del Buey.

No me pongáis ese gepeto, que os juramos que es cierto. Stephen Tobolowsky está ahí, aquí, más allá (bueno, más allá todavía no, y creo que ninguna porra necrológica así lo vaticina), en conclusión: Stephen Tobolowsky está everywhere, para nuestro gozo y disfrute.

¿Todavía no le pones cara? Pues es un tío bien simpaticote, conste.

Untitled01Simpatía y mal despertar no son cosas incompatibles

Al lío. Si al ver la foto no has exclamado un “aaaaaanda c***, el tío este” o un “de-qué-me-suena-de-qué-me-suena-de-qué-me-sueeeeeeeeena” o un “¿este pavo no era el de…?” es que una de dos: o no tienes ojos o retienes menos que un grupo de octogenarias tras escuchar un chiste de Juanito Borromeo. Haz un esfuerzo y quédate con su nombre. De 0 a 10 en la escala “Coral Segovia queriendo ir a Eurovisión”, recordar el nombre de este señor creemos que rondaría el 7, pero en cualquier caso, y tomándonos toda la confianza y las licencias que nos salen de la brenca, hemos decidido apodarle “Tobo”. Seguro que no somos los primeros en acortar ese chorizo que tiene por apellido.

Así pues, Tobo es originario de Dallas (Texas), y tiene a sus 61 años como 61 soles el mérito de poseer una de las carreras más prolíficas en lo que a interpretación se refiere, y lo que es aún más difícil: no haberse convertido en una estrella por el camino. La vida laboral de Tobo está marcada por la absoluta falta de homogeneidad en sus trabajos, así como su capacidad para estar en el melón y en la tajada, en misa y repicando, o lo que es lo mismo: hasta en la sopa. Lo mismo te sale en “La Loca Historia de las Galaxias” que te hace un personaje clave de “Memento” (y ni por esas la gente se queda con su nombre, es como para planteárselo), que te pone la voz a un personaje de “Lorax: en busca de la trúfula perdida”.

Untitled02 Ni zorra de lo que es una trúfula pero, ¡acepto el trabajo!

A nuestro amigo Tobo no solo se la suda el título de sus cintas, o de qué vayan. También se la suda dónde vayan a echarlas. Ojo de buen cinéfilo reconocerá la facha de este caballero en episodios variados de series como “Heroes”, “CSI Miami” (creemos que en algún punto de la serie interpretaba a un personaje vivo), “Seinfield”, “Loco por ti”, “Californication” o “Glee” (como no somos muy fans de esta última en la redacción, le hemos dado al becario una pila de DVD’s y una camisa de fuerza. Aún estamos a la espera de que nos confirme si su aparición es musical o no.) Tiene gracia, que, según su perfil en IMDB, la única serie en la que no llegó a participar, pero estuvo a punto, fue “Un Chapuzas En Casa”.

Untitled03Tim Allen me dijo que estuve a esto de ser el vecino al que nunca se le ve la cara

Lo fascinante de Tobo no acaba aquí. La naturaleza casi extinta de su perfil como actor, viviendo de la interpretación pero sin destacar absolutamente por nada y evitando la fama con las mismas ganas que se evita pillar la sífilis, ha despertado la curiosidad, no solo de la redacción de nucleoparty, sino también de Robert Brinkmann y Andrew Putschoegl. Estos dos individuos -que hacen que el de Tobolowsky parezca un apellido tan sencillo como puede ser “López”- son, por lo visto, unos insignificantes directores de cine que vieron en Tobo la imagen de la medianía, la perfecta representación del abuelo batallitas con ascendente a celeb, y rodaron “Stephen Tobolowsky’s Birthday Party”, un ameno documental en el que Tobo invita a unas mediasnoches de nocilla y a unas caseras a unos amigos el día de su cumple y se despacha a gusto, sacando su mejor ristra de anécdotas vividas en platós junto a estrellas y famosos de verdad.

Untitled04CHICOS, VENIRSE PACÁ, QUE OS PRESENTO A MI AMIGO BILL!!!

Son muchos los aspectos que despiertan fascinación de la agitada existencia de Tobo. ¿Sabíais que iba para geólogo? ¿Y que sufrió dos intentos de asesinato en la misma semana? ¿Y que graba podcasts contando su vida una vez al mes? Sí, amigas, Tobo es un ser complejo, escurridizo, tan lleno de matices que la industria ha decidido apagar su luz no dejándole brillar ni como eso que llaman “secundario de lujo”, cosa que lamentamos profundamente pues siempre hemos tenido y tendremos mucha fe en su talento.

Desde nuestras páginas, no solo pedimos que estas Navidades le regalen un buen tratamiento en Svenson, sino que reclamamos, exigimos  que alguien le dé a Tobo ese papel definitivo que evite que cuando aparezca en el “In Memoriam” de la gala de los Oscar solo se levante a aplaudir el redactor de turno de nucleoparty al que le toque la siempre tediosa tarea de acudir al Kodak Theatre a cubrir el evento. Tobo lo merece.

Anuncios