Finaliza un reality de Telecinco llamado Campamento de Verano

Hace apenas 48 horas se ponía fin antes de lo previsto, debido a sus bajos índices de audiencia, a un nuevo programa de telerrealidad que ha tenido todos los factores necesarios para no convertirse en un espacio de culto. Por Keoki.

El ganador de tan prescindible producto televisivo ha sido el ex Míster España y ex concursante de Supervivientes José Manuel Montalvo, Montalvo a secas para Rosa Benito. El cuestionable sistema de votaciones, o la cuestionable gestión que se hacía de él facilitando a lo largo de las galas los datos parciales que se reflejaban en la web del programa, dejaba en el camino a lo que se conoce en el argot realitero como un ganador moral: Jeyko Vigil, saltimbanqui de alguna edición de Fama, A Bailar! de voz penetrante y mechas imposibles.

Por si fuera poco, desde la productora del Campamento se indica que el título de ganador todavía puede serle arrebatado a Montalvo si se demuestra que hizo trampas en el primer juego de eliminación.

campamento

Las interminables galas de Campamento de Verano, 45 minutos más largas que las de Gran Hermano, han hecho casi insoportable el visionado de este reality con vocación lowcost que nace a partir de los preceptos establecidos por Acorralados. El ritmo que su presentador, Joaquín Prat Jr., ha intentado imprimir a las emisiones no han sido más que vanos intentos de salvar los muebles boicoteados por una Sonia Ferrer que se movía menos que el ballet de Informe Semanal. No se había visto una presentadora tan acartonada desde Judit Mascó en Supermodelo. A pesar de lo infumable de la mayor parte de su minutaje varios han sido los hitos dignos de ser destacados.

La protagonista absoluta de los primeros días de estancia en Gredos de nuestros scouts exploradores fue una desubicada Lucía Etxebarría en plena crisis financiera y mental. En sólo una semana fuimos testigos de varios de sus meltdowns que no fueron más que regalos para nuestros ojos teleadictos. La repetida visión de un David Pedre en fase onanista febril, los graznidos de Gaby o las acusaciones sobre su distraida higiene desquiciaron a la Etxebarría tanto como la entrevista-masacre que tuvo que soportar poco después de su abandono voluntario en Sálvame Deluxe.

etxebarria-telecinco2Tan sólo Noemí Merino logró alcanzar las mismas cotas de perturbación que la escritora en el histórico momento en el que la organización del programa decide bañarla en chocolate, sustancia a la que es alérgica, en plena noche y casi en bolas. Los gritos de la Merino negándose a ser considerada de nuevo (ver GH 12+1) la “chica porno” de España se escucharon hasta en las Batuecas.

noemi-merinoEntre los inventos del equipo de guión para sacar de donde no había están el de invitar a una pléyade de personalidades que durante unos días eran tratados como maharajás y maharaníes y aportaban su particular chispa al Campamento. Entre estos personajes se encontraba la madre de Mónica Pont (Pepita o Conchita o Lolita, no sé…), Toya, madre del pijo de Quién Quiere Casarse Con Mi Hijo I, o Víctor Sandoval. La marimuecas, más marimuecas que nunca, no desaprovechó la ocasión para empiltrarse con Jeyko y taladrar las meninges de una desvalida Mónica Pont.

jeyko victorArrrg!

Lucía Etxebarría no fue el único elemento improbable de Campamento de Verano, la falta de discreción de Karmele Marchante hizo que sus intergeneracionales tetas se convirtieran en uno de los momentos más comentados del reality. Sorprendentemente parece que siglos y bisturíes no han pasado por ellas como sí lo han hecho por el resto de su anatomía. Y en el apartado “tetas” no podemos dejar de señalar lo obnubilados que nos hallamos desde la aparición en nuestras vidas de Carmen, diosa multioperada de voz endeble que no tuvo reparos en defender su terreno, ergo: su Esteban, ante una felina Gaby de garras bien afiladas y pechote igualmente abotargado. Estas dos, sumadas a la tardía Sonia Monroy irrumpiendo en el Campamento a ritmo de  merengue o salsa o cumbia o bachata, reúnen silicona suficiente como para sepultar Mombeltrán.

gaby carmen

Si algo nos ha conmovido en estos 55 días de subproducto televisivo ha sido el sentido homenaje a la charcutería que la organización decidió incluir en una de las pruebas. La visión de esas titánicas lonchas de mortadela todavía nos emociona y nos hace recuperar la fe en que la industria cárnica pueda tener el lugar que se merece en la televisión española.

mortadela campamento

Mañana tendrá lugar la despedida de la ¿última? edición de Campamento de Verano con un debate al que esperamos asista Pedre, expulsado por gritar en pleno pregón de las fiestas mayores de Mombeltrán “Volveré y me follaré a tus mujeres” (qué jefe…) y vetado a partir de ese momento en todos los espacios de Telecinco.

A lo largo de estas semanas hemos echado de menos Supervivientes con sus pruebas y sus concursantes famélicos, Gran Hermano con sus expulsiones de infarto y hasta Confianza Ciega con su… jacuzzi. Deseamos con todo nuestro corazón que este formato quede olvidado y guardado en la memoria como un mal sueño de Poalo Vasile.

Anuncios