El Príncipe Gitano o la escuela de Pelayo

Hoy el nombre de nuestro protagonista remite irremediablemente al mítico ejecutor de aquel In the ghetto que ilustra programas de nostalgia cañí cada Navidad, pero lamentablemente no es el flamenquito bueno lo que le ha traído a nuestras páginas sino su desesperado intento de dar una vuelta de tuerca a los preceptos establecidos por Pelayo de España en su katelovesme. El resultado, ¿es una mamarrachada del calibre de la obra de su maestro o debemos hincar rodilla ante el talento de este egobloguero? Por Keoki.

Juan Jesús Reyes es un recién llegado a esto de la moda y su correspondencia en la blogosfera. En apenas año y medio ha conseguido articular una web en la que prima la luminosidad, la simpatía, el carácter español y la sofisticación confortable que contrasta con la superposición de mierdas que propone la Zapico.

Y aunque a primera vista nos encontremos ante un fashion blogger que no se deja putear por las tendencias, un repaso a su Príncipe Gitano nos revela otra realidad. Una lectura entre fotos desvela un esperpento similar al de otros blogs de este palo además de esa innegable influencia de nuestro beloved Pelayo.

juan jesus reyesEs la lluvia, que me ha puesto tontorrón

Las páginas de su revista están jalonadas de pelayadas como los titulares en inglés, las miradas perdidas y los recursos innecesarios como la camisa a cuadros atada a la cintura que encontramos en el post Burgundy Mood. Porque claro, llamar a la entrada Humor Burdeos y prescindir de esa camisa noventera que te hace el mismo papel que a Jared Leto en los últimos EMA, es una catetada sólo superable por la cara de Pedre.

principe gitano 2

La denominación por colores es marca de la casa; así podemos encontrar artículos llamados Yellow, Arena, Red & Black… Suponemos que cuando se le acabe el espectro se los inventará y dirá como Pelayo aquello de (¿recordáis?)

La mayoría de la gente (un 99%) parece no entender de qué va el tema.

pelayoI am the caña

Precisamente de colores va el desafío al que nuestro invitado tuvo que enfrentarse el pasado Halloween. Gipsy Prince a examen.

El reto que SPRINGFIELD me propuso para Halloween fue el de crear un look darky con prendas de la firma.

Veamos: no hablamos de un look Dalky, que habría sido invariablemente en blanco y negro (badumtsss), sino un look ojcuro, terrorífico; pero no terrorífico de feo como el resto del blog, sino terrorífico de Jessica Lange cuando se le acaba el bourbon, ¿estamos? Y he aquí el resultado: sonrisa con garra y penetración de bolardo mientras pongo morritos. Sacrificio en toda regla por la imagen de marca.

spf2An yor gona jir mi rooooour

spf

Tan chabacano o más que llamar “burdeos” al “burdeos” es darle la vuelta a los bajos del pantalón y llamar a este detalle estilístico “dar la vuelta a los bajos del pantalón”. Esto lo explica el Príncipe tela de bien. Tapones de balsa: pasad directamente al siguiente consejo.

Le he cogido el gustillo a la tendencia del roll-up, lo que todos conocéis como doblar el bajo de un pantalón hacía arriba. Es una tendencia no muy recomendable para las personas con poca estatura, pero favorecedora para las demás personas. El truco está en darle dos vueltas, ni más ni menos, es la medida ideal para lucir un buen roll-up.

ROLL4Roll up dice… hay que tener los huevos del tamaño de la Giralda…

No sólo se vende a las franquicias, sino que realiza una labor impagable de promoción de Sevilla, su ciudad natal. Es el caso de una cafetería y tienda de alimentación ecológica que JJ dice frecuentar y que es el soporte de otro de sus reportajes. Soberbia estampa la de Juan Jesús enrollándose con un Donette…

principe gitano 3

… o zarandeando su sonrisa al ritmo de dos objetos que Gipsy Prince entiende como no-comestibles.

juan jesus reyes

Cuando JJ se expone a los medios comenzamos a vislumbrar quién es el verdadero Píncipe Gitano, el modelo, DJ (cómo no…) y estudiante de Publicidad que vende una imagen de anuncio de colonia de Adolfo Domínguez pero cuyo objetivo no es más que convertirse en un diseñador más de los que interponen su concepto de street style a las prosaicas vidas de ¡Oh! el resto de los mortales. Y si hay que renunciar a la tan cacareada comodidad para conquistar ciertos objetivos, se renuncia y puntopelota.

Llevaba zapatillas de deporte con plataforma de unos 5 centímetros y entré a uno de los hondos agujeros que hay en estos parques para hacer skate para hacer las fotografías y cuando quise salir de él, no podía, ya que la cuesta para salir de allí era empinada y mis plataformas eran altas, fue una locura y me entró un ataque de risa tremendo mientras mi fotógrafa tiraba de mí. Al final, conseguí salir. Para que vean mis seguidores en los líos que me meto para darles unas buenas fotografías.

plataformas1

No sabemos si estas son las famosas plataformas a las que se refiere, lo que sabemos a ciencia cierta es que ese look de chapero de polígono en nuestro pueblo implica paliza.

Los anillos que luce JJ en todas sus instantáneas, dignos de la etapa electrónica de Bunbury, son toda una marca personal como el tupé de Pelayo o las berzas de María Forqué. Alcanzarán un día el nivel de mito.

juan jesus anillos

anillos2

juanjesusJuanje es como tú y como yo, también se huele la mano después de rascárselos

Otro clásico al que no renuncia el Príncipe es el de las fotos de fiesta, si bien en su caso el ambiente sureño se hace imprescindible. Donde otros colocan modernas tatuadas hasta las cejas de drogaína, Gipsy Prince exhibe alta sociedad andaluza y flamencas muy abrigadas.

fiestaJJMaría Cobo y Lorena Subires con un par de banderillas metidas por el culo

akenatonAkenatón III y señora

Bueno, también tiene la foto con Carmen Lomana

juan jesus carmen lomana

La huella que JJ imprime en la sociedad virtual todavía es leve; una de las pistas sobre su personalidad todavía falta de refuerzo es su enigmático canal de Youtube, donde sólo encontramos dos vídeos: un making of del montaje que preparó con motivo del primer aniversario del Príncipe Gitano en el que, desafiando toda norma fashion-blogueril, Juan Jesús aparece sin camiseta el 90% del tiempo; y un vídeo casero de tres maricas poniendo caras y contoneando sus tipines de talla cero al ritmo de Gimme All Your Luvin’ de la Doña. Desconcertante.

De nuevo la intensidad, de nuevo las ideas que no sirven a nadie y de nuevo la exhibición de un estilo de vida en el que lo que prima no es lo que haces sino asegurarte de que todo el mundo sabe que has estado ALLÍ y ALLÍ.  Ninguna novedad, incluyendo las sesiones de éxitos encadenados que se marcan los que no saben hacer nada para pagar las facturas.

jjDJDon’t do this to me

Dedicamos nuestro articulín a Ben (@LookAtBen), fiel seguidor y eficiente sugeridor.

 

Anuncios