Divas Irritantes: Toñi Moreno

La vivaracha presentadora que amen(a)iza las tardes de La 1 parece haber nacido para esta sección. Por Keoki.

Mucho hemos tardado en hacer un hueco a Toñi Moreno, la presentadora que desde hace apenas 5 meses engrosa la lista de sabandijas de la televisión pública conduciendo ese espacio de gente que lo pasa mal llamado Entre Todos (con permiso de Mariló Montero: la víbora por antonomasia). Entre Todos se trata, básicamente, de un programa en el que se muestran diversos casos de personas que se han visto obligados a cerrar su negocio, o que tienen el sueño de inaugurar uno, o que viven en familias donde todos sus miembros están en el paro, o comparten un piso de 30 metros con gemelos autistas… en definitiva, gente jodida que necesita pasta. Los televidentes, que los tiene, se ponen en contacto con el programa para donar una cantidad de  dinero o elementos de lo más variopinto: desde una cama articulada a una carrera universitaria (this is real life). Entre Todos parece concebido para aquellos que echan en falta un Telemaratón como los de antaño pero en emisión diaria.

Es éste un programa que sabe a Navidad perpetua y que necesita una líder con carisma, con garra, histriónica, medio locatis… esa es Toñi Moreno.

toñi moreno 2I am what I am

Toñi es la encargada de que los penosos contenidos de su imperio se conviertan en una fiesta. Tras la exposición del drama en cuestión viene el momento culminante de cada caso, se abren las líneas y alguien al otro lado ofrece (la mayor parte de las veces) una cantidad de dinero que la Moreno se ocupa de celebrar con gritos, saltos, vueltas sobre sí misma y hasta patadas voladoras. Ya puede parecerle una mierda colosal la cifra donada que ella tratará de hacer ver con sus aspavientos y convulsiones que la víctima al teléfono está obrando poco menos que un milagro.

Su tono de voz casi monjil y aderezado con ese acento andaluz-de-ninguna-parte que parece haber puesto de moda Maria Teresa Campos se ve interrumpido constantemente por “¡Toma!”, “¡Ole!” y “¡Así sí!” en lo que acaba asemejándose a una Regan MacNeil aflamencada.

Los reproches a Entre Todos no se han hecho esperar, principalmente por tratarse de un  espacio que fomenta la caridad y enmascara las responsabilidades del Estado. Voces críticas han llegado a colarse en directo y han dejado a nuestra Toñi ojiplática cual niño abandonado reencontrándose con su padre drogadicto 30 años después en Hay Una Cosa Que Te Quiero Decir.

Su ya mítico “No, no, no vas a colgar” es el “No me vas a grabar más” de nuestra generación.

toñi moreno 1Perfecto resumen: puntapié y ama de casa amargada.

Pero si tenemos un momento favorito en la trayectoria de nuestra invitada es aquel en el que dando paso a una de las llamadas se produce el hilarante diálogo que reproducimos.

Toñi: ¿Qué haces? ¿A qué te dedicas?

Amiga al otro lado: Pues soy estudiante.

Toñi: Y, ¿qué estudias? 

Amiga al otro lado: Traducción e interpretación.

Toñi: ¡Vas a ser la mejor actriz del mundo!

Amiga al otro lado: haa.. (risita nerviosa) eh, realmente es de idiomas, pero bueno…

Toñi: Oye, ¿a quién te gustaría interpretar? ¿Qué personaje te gustaría interpretar?

Amiga al otro lado: (un poquito más seria) Mi carrera es de idiomas, Traducción e Interpretación de idiomas…

Toñi: (cara de Wata…?)

¿No es entrañable? En el fondo, a pesar de su vampirismo disfrazado de solidaridad, su comité de expertos integrado por educadores sociales, psicopedagogos y otros profesionales prescindibles, sus salidas de tono, su coro de marujas que celebran cada aportación con un repunte en sus niveles de azúcar, su humor blanco como tapadera de una absoluta falta de escrúpulos, sus coreografías… Toñi Moreno es necesaria; bien como mascota o simplemente para llenar esa franja de tarde que quedaría fea con una carta de ajuste.

Anuncios