Sí, le conoces: Eagle-Eye Cherry

A él y quizá a la mitad de su familia. Por Keoki.   

La ternura que nos provoca un One Hit Wonder sólo es comparable al amor de Jesy Nelson por el ColaCao Turbo. Hay algo en esas estrellas venidas a menos, decepcionadas con la industria, carentes del talento suficiente para superar SU megaéxito que nos hace adoptar mohines tontorrones.

El caso de Eagle-Eye Cherry es paradigmático: siendo un veinteañero lo peta con una canción de folk comercial, Save Tonight, a la sombra de toda una tropa de hippies sin furgoneta como Alanis, la posteriormente emputecida Jewel u otras OHW como Paula Cole, todas ellas innecesarias recuperadoras de tan regio género musical. Después de esta hazaña… nada.

Eran los 90’s.

Eagle-Eye-Cherry-Can-t-Get-EnoughUna mierda de este tamaño me voy a comer en el Bilbór

No debe ser fácil sacar la cabeza en las listas de éxitos cuando tu hermana es la mismísima Neneh Cherry, un mito capaz de editar un disco tan influyente como Man en 1997 y vivir de las rentas hasta prácticamente nuestros días, cuando publica Blank Project y ni se despeina acomodada en su nuevo papel de musa indi.

Sus hermanos, tíos, padres, y primos son además, si la Wikipedia no miente, una caterva de violinistas, pianistas, cantantes, deportistas de élite, compositores y campeones mundiales de backgammon que ríete tú de la Kelly Family y todo su talento junto.

Interview-ueber-Album--Can-t-Get-Enough.mpeg

– ¡Eh! Pero yo soy el que canta lo de “Save tonight, guachiri-ba-dón…”

– Cállate un poquito, anda, que están hablando los mayores.

La discografía de E-EC contiene dos mini hits al margen de Save Tonight que merecen ser mencionados: la edulcorada Falling in Love Again y la folkie Are You Still having Fun? que, tres años después, pretendía emular el éxito de su pelotazo insignia.

E-EC posee esa inteligencia tan propia de los huevos sin sal del pop que hacen que llegado cierto punto (a veces sólo meses después de haber conseguido el pico de su carrera) se acerquen a una estrella consagrada, más de moda o con más gancho para tratar de no caerse del candelero. En este caso el artista elegido fue Santana. Aclaremos, querido y joven lector, que Santana es ese señor mezcla de Compay Segundo y King África mundialmente conocido por sus interminables, innecesarios y costrosos punteos de guitarra que contaminan cada uno de sus veintitantos discos de estudio.

Y además se vuelve loco comprando ropa en las tiendas de comercio justo

Últimamente Ojo De Águila se dedica a menesteres menos estresantes. Lejos de estudios de grabación, interminables giras y hordas de fans ,  EEC busca actividades que llenen su desangelada agenda y devuelvan a sus rizos multirraciales la ilusión perdida. Para ello graba una canción que te mueres por escuchar titulada Dream Away en colaboración con Darin Zanyar. Otro ejemplo de arribismo, pues el tal Darin al parecer lo parte en Suecia.

Dream Away se perfila como himno buenrrollero del verano en apoyo de – escriba el nombre de un país pobre -.

Filipinas parece ser a Eagle-Eye lo que Malawi a la señora. Recientemente se le ha visto paseando entre escuelas a medio hacer y naturaleza salvaje cual Coñi Moreno global.

eagle eye philipines3Aquí dando conversación a una niña random

eagle eye cherry philipines2Aquí buscando gusanos para la merienda

No queremos irnos sin destacar el verdadero talento que reside en E-EC y que supera con creces las virtudes de su penosa discografía, sus lazos familiares o sus inclinaciones caritativas. Hablamos de su piel. Sí, señores; la piel de Eagle-Eye Cherry debe ser una fuente natural de BB Cream porque de otra manera no se entiende que entre esta foto…

eagle 1

… y esta otra…

eagle 2

…disten 17 años.

¿Milagro? ¿Brujería? ¿Clínica Bruselas? Cuestiones que habremos de responder en otro momento.

Anuncios